Al arte le toca contagiar emoción de la buena y belleza